Inscripciones

Transformación Curricular

El mundo moderno requiere personas con más y mejores competencias para dar respuesta a nuevos problemas y retos, cada vez más complejos. El hecho dominante es el cambio acelerado en los conocimientos y en la información.

Por eso, es necesario que el currículo deba ser objeto de permanente revisión y actualización en torno a las condiciones de las disciplinas, de las metodologías de enseñanza y de los procesos de aprendizaje, los cuales deben estar acordes a las expectativas de formación integral, profesional y de formar ciudadanos competentes que satisfagan las demandas sociales.

Así es como presentamos el Plan de Transformación Curricular de la Fundación Universitaria San Martín, que busca que la institución a través del trabajo participativo y colaborativo de los miembros de su comunidad actualice la oferta académica mediante estructuras curriculares innovadoras, flexibles e integradoras de conocimiento y experiencias de aprendizaje.

¡Únete a nuestro plan!
Antecedentes
Etapas
Evaluación y Diagnóstico
Diseño Curricular

La Institución realizó los días 1 de noviembre, 5 de diciembre de 2018 y 6 de marzo de 2019, unas Jornadas de Reflexión institucional, con el propósito de sensibilizar a la comunidad académica acerca de los objetivos, las motivaciones, el alcance y los resultados esperados del Plan de Transformación Curricular en el marco del Plan de Desarrollo Institucional 2017-2021.

 

 

El Plan de Transformación Curricular en el marco del Plan de Desarrollo Institucional 2017-2021, se puso en marcha desde febrero de 2020, el cual busca revisar y actualizar los currículos de los diferentes programas con el fin de lograr una oferta académica de calidad, altamente pertinente y sostenible para el futuro de la Fundación.

 

Para ello se ha previsto llevar a cabo en tres etapas: i) Evaluación y Diagnóstico actual: análisis de pertinencia, relevancia social y coherencia institucional; ii) Diseño Curricular; y iii) Proyecto Educativo del Programa .

 

 

 

Para facilitar el trabajo que deben llevar a cabo las facultades en cada una de estas etapas se desarrollan las correspondientes guías para que, de una forma direccionada, planeada y estructurada, se alcancen los resultados esperados en el Plan de Transformación Curricular. Estas guías pretenden también incentivar la participación de los diferentes miembros de la comunidad académica, la reflexión crítica alrededor de la transformación curricular, la comunicación y poder dar cuenta del proceso que se llevará a cabo en las diferentes etapas.

Etapa I. Evaluación y Diagnóstico actual: pertinencia, relevancia social y coherencia institucional.

 

Esta etapa se ha dividido a su vez, en dos momentos el primero tiene que ver con “La Evaluación y el Diagnóstico actual” de los programas académicos de la Fundación, mientras que el segundo hace referencia al “Estudio de necesidades, oferta y demanda de los programas académicos”. En este sentido, se diseñaron dos Guías que tienen como propósito orientar los ejercicios de reflexión mediante la participación de los diferentes miembros de la comunidad académica, propuestos para desarrollar en cada uno de los programas y facultades.

 

Cada guía contiene las orientaciones y las bases teóricas y metodológicas, así como los instrumentos necesarios para apoyar el desarrollo de las etapas de forma armónica y dentro de los tiempos previstos respetando las dinámicas disciplinares y pedagógicas de cada una de las facultades y programas académicos, para que de esta forma la transformación curricular sea el resultado de una construcción colectiva e institucional.

 

 

Guía # 1 Orientaciones para la evaluación y el diagnóstico actual de los programas académicos.

 

La evaluación es imprescindible en todo proceso de transformación curricular como requisito para avanzar en la organización de un currículo innovador, de calidad, de alta pertinencia y de relevancia social, que asegure en el graduado el desarrollo de capacidades y competencias necesarias para que contribuya al desarrollo del país y a su desarrollo personal, familiar y social en un entorno y mercado laboral competitivo que demanda renovaciones continuas de conocimiento a lo largo de la vida.

 

La evaluación curricular se asume como un proceso continuo, investigativo, participativo y sistemático, que promueve la reflexión crítica y la construcción colaborativa a partir de variables como las tendencias nacionales e internacionales de formación en educación superior, de la disciplina o de la profesión, así como conectada con las necesidades sociales locales, regionales y globales, las exigencias de cambio en las metodologías que orientan la forma en que se enseña y cómo aprenden los estudiantes, entre otros aspectos. En esa perspectiva se debe buscar una visión de futuro y un espíritu innovador, que inspire una cultura de transformación permanente, de mejoramiento continuo y de aseguramiento de la calidad.

 

En virtud de lo anterior se busca promover un ejercicio integral de reflexión a partir de un amplio análisis del contexto interno y externo al respecto de la oferta académica actual, de modo que asegure la confiabilidad de los resultados y oriente la toma de decisiones.

 

El ciclo de vida de la gestión de la información – desde la búsqueda hasta la documentación – y la validación de las evidencias, se convierten en aspectos que orientan la evaluación para llegar a un diagnóstico real y actual del currículo de cada programa académico (Figura 3). Este ejercicio permite identificar y contrastar condiciones de calidad, logros y factores críticos del programa, así como el contexto externo (social, político, científico, educativo, tecnológico, etc.), que demanda un abordaje integral para decidir acerca de la vigencia de la propuesta académica actual, su perfeccionamiento y su transformación curricular, la renovación e innovación del quehacer académico y la calidad del proceso formativo.

 

 

Los resultados de la evaluación y el diagnóstico actual se podrán identificar aquellos aspectos curriculares y de las funciones misionales en el programa que demandan su transformación, así como aspectos como la actualización de la propuesta académica en aras de fortalecer su pertinencia y relevancia social, su pertinencia académica y profesional, las condiciones de calidad del programa y el vínculo con los campos de posterior desempeño del graduado, entre otros aspectos.

 

La puesta en marcha del proceso de evaluación curricular proyecta las acciones de una manera direccionada, planeada y estructurada de forma que asegure el logro de los resultados esperados en el marco de un trabajo colaborativo, armonizado y coordinado.

 

 

Guía No. 2 Estudio de Necesidades, Oferta y Demanda de los Programas Académicos.

 

Esta segunda guía tiene como propósito orientar el desarrollo del Estudio de Necesidades, Oferta y Demanda Educativa de los programas académicos que ofrece la Institución. Los resultados a este respecto de cada programa académico al igual que la información obtenida en la evaluación y diagnóstico actual de la anterior guía, contribuirán al análisis de la situación real con visión de futuro y a la orientación de la oferta académica en los próximos años.

 

Con el propósito de analizar la pertinencia académica y la relevancia social de los programas académicos que soporte la transformación de la oferta académica de la Institución, esta etapa se subdivide en los siguientes componentes:

 

  • Necesidades y demandas sociales de la región, del país y globales.
  • Estado de la oferta en el campo de conocimiento del programa.
  • Situación socioeconómica y análisis de la demanda.

 

En virtud de lo anterior, la información recogida con las dos primeras guías permitirá consolidar un conjunto de recomendaciones para tener en cuenta en la siguiente etapa de diseño curricular. En este sentido, cada programa académico podrá contar con material suficiente para sustentar la pertinencia, la factibilidad y la consolidación de una oferta académica pertinente, coherente y de calidad, que atienda las demandas de las disciplinas y profesiones y contribuya a la atención y la satisfacción de necesidades de formación de talento humano de orden local, regional, nacional y global.

 

Esta guía se enmarca en la perspectiva de mejoramiento continuo y de aseguramiento de la calidad, describe las bases teórico-metodológicas y proyecta las acciones con el fin de:

 

  • Proporcionar datos que contribuyan a priorizar las necesidades de formación y a diseñar currículos en los diferentes campos de conocimiento;
  • Caracterizar las necesidades, la oferta y la demanda de los programas académicos en los ámbitos regional y nacional, así como las proyecciones del conocimiento en el contexto global;
  • Definir líneas de acción conducentes a la innovación pedagógica y curricular que fomenten el fortalecimiento de un entorno académico a la luz de los desarrollos tecnológicos y las tendencias globales de la educación superior, que contribuyan a una formación y a una docencia de calidad, una investigación pertinente y socialmente relevante y un relacionamiento permanente con el entorno;
  • Consolidar los conocimientos necesarios en relación con la estructura ocupacional y del mercado laboral de las profesiones para ofrecer planes de estudio que atiendan nuevas necesidades y desafíos.

 

El ejercicio de Transformación Curricular se ha orientado en torno a cuatro preguntas estratégicas que propone la Asociación Europea de Universidades – EUA que orienta el proceso y definen la hoja de ruta para lograr los objetivos propuestos:

 

  1. ¿Qué quiere ser y hacer el programa académico?
  2. ¿Cómo lo piensa hacer?
  3. ¿Cómo sabrá si lo anterior funciona?
  4. ¿Cuáles serán las transformaciones que debe asumir el nuevo programa con el fin de mejorar continuamente?

Etapa II. Diseño Curricular

 

Con los ejercicios propuestos en las guías 1 y 2 de la primera etapa del Plan de Transformación Curricular, los programas y las facultades avanzaron a través de un proceso investigativo, participativo y sistemático, que promovió la reflexión crítica y la construcción colaborativa entre los miembros de su comunidad académica. Esta experiencia académica de evaluación curricular aportó desde diferentes fuentes (ontológica, epistemológica, axiológica, sociológica, educativa, psicológica, pedagógica y didáctica), afianzó aprendizajes y promovió la gestión de conocimiento institucional. Asimismo, reveló grandes desafíos en materia de los objetos de estudio, la necesidad de innovación educativa y los desarrollos formativos para enfrentarlos en esta nueva etapa. Fruto de este esfuerzo, hoy contamos con suficiente material de soporte para la toma de decisiones, en relación con la estructuración y organización del nuevo proyecto curricular de cada programa académico y por consiguiente de la respectiva facultad.

 

Con el propósito de concretar el diseño del proyecto curricular en la siguiente figura se presentan los componentes curriculares, que orienta el contenido de las tareas y el resultado general que se espera obtener en la Etapa 2.

 

 

 

Guía # 3 Componente Epistemológico.

 

Esta guía propone un conjunto de ejercicios de análisis conducentes a poner de manifiesto las proposiciones teóricas y conceptuales que soportan el programa académico y permean los demás componentes curriculares. Además, en él se hace explícito el objeto de estudio y las formas de aproximarse a él o de abordarlo científicamente.

 

El componente epistemológico imprime coherencia y significado pedagógico y científico a cada propuesta académica. Con el objetivo de orientar este ejercicio de reflexión y brindar herramientas de análisis para la formulación de este componente, se plantearon las preguntas siguientes preguntas estratégicas:

 

  1. ¿Qué campos de conocimiento se ofrecen para el abordaje del objeto de estudio de la profesión o la disciplina?
  2. ¿Cómo contribuyen estos campos de conocimiento a la explicación y comprensión epistémica del objeto de estudio?
  3. ¿Qué postulados teóricos y conceptuales sustentan y justifican el cuerpo epistemológico del programa académico?

 

Con la respuesta a cada una de las anteriores preguntas se explicitarán las bases para fundamentar el conocimiento que debe adquirir el estudiante para que de manera autónoma pueda poner en práctica los procedimientos propios de la profesión o disciplina, en los diversos escenarios de la práctica profesional.

 

Finalmente, se propone describir la forma en que estos saberes derivados de la fundamentación teórica del programa se relacionan con el desarrollo de las funciones de docencia, investigación y extensión que lleva a cabo el programa académico. Este apartado es un aspecto clave para la posterior integración curricular.

 

En el caso de los programas con la misma denominación que se ofrecen en las diferentes sedes o en diferentes modalidades se espera que a partir de este componente se lleve a cabo un trabajo planificado, coordinado y colaborativo para la formulación de una propuesta académica unificada.

 

El desarrollo de este componente está programado del 27 de julio al 24 de agosto de 2020.

 

 

Guía No. 4 Componente Pedagógico.

 

Esta guía propone una serie de ejercicios que orienta el desarrollo de la propuesta pedagógica y didáctica de cada programa académico, de acuerdo con su naturaleza y modalidad. El componente plasma las orientaciones e innovación en materia pedagógica y didáctica, con que la comunidad académica planea interactuar. Esto exige reflexionar sobre las prácticas pedagógicas proyectadas para el desarrollo de competencias complejas que los estudiantes de hoy y del futuro requieren para interactuar social, académica y profesionalmente como potencial que aporta al desarrollo del país.

 

Esto conduce a focalizar los esfuerzos académicos y administrativos en el estudiante, en su formación integral y su potencial de aprendizaje, rescata la necesidad de visibilizar los espacios de formación que superan el aula de clase y se extienden al entorno institucional, que mediante la cultura organizacional y las actividades extracurriculares, estimulan espacios socioculturales, deportivos, artísticos, académicos que promueven los procesos de pensamiento, las actividades de debate y argumentación, la determinación de proyectos y de interacción con el entorno nacional e internacional, entre otros.

 

El aprendizaje se asume como un proceso que conlleva cambios en el conocimiento, las habilidades, los comportamientos, las actitudes y los valores, que se afianzan a través del tiempo. Por ello la creación de condiciones, experiencias y uso de herramientas adecuadas, facilita el aprendizaje del estudiante e incrementa su capacidad para mejorar y continuar aprendiendo.

 

Los resultados esperados del diseño del componente pedagógico, se resumen en:

 

  • El modelo y las estrategias pedagógicas y didácticas en concordancia con los propósitos de formación, el área de conocimiento, las metodologías con que se enseña y aprende la profesión o disciplina, los resultados de aprendizaje y el perfil de egreso proyectados, la naturaleza y la modalidad del programa académico

 

  • Hacer explicitas las innovaciones pedagógicas y didácticas, que surgen y se proponen a partir de los resultados derivados del proceso de evaluación curricular.

 

  • Describir las modificaciones y actualizaciones en esta materia realizadas en relación con la propuesta curricular vigente.

 

  • Proponer los contextos de aprendizaje esperados, su alcance, la coherencia de los cursos curriculares generales con los diferentes niveles y experiencias prácticas, los vínculos entre el mundo académico y el campo de la práctica, y las oportunidades para el desarrollo de las competencias previstas en la propuesta académica.

 

  • Describir los recursos tecnológicos que serán utilizados, de acuerdo con la modalidad en la que se ofrezca el programa. La actualización de la práctica educativa con el uso pedagógico de la tecnología, revela la necesidad de entregar al estudiante las herramientas necesarias para facilitar su aprendizaje.

 

El desarrollo de este componente está programado del 24 de agosto al 17 de septiembre de 2020.