De acuerdo con la Organización Mundial de Sanidad Animal la fiebre aftosa es una enfermedad vírica grave del rebaño, sumamente contagiosa y de repercusiones económicas considerables.

Nuestra docente la dra. Patricia López Guarnizo coordinadora de la línea de investigación en salud pública e inocuidad alimentaria y coordinadora del módulo de medicina preventiva de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia nos explica acerca de este virus.

 

¿Qué es la Fiebre Aftosa?

Es una enfermedad vírica altamente contagiosa de los animales biungulados. De repercusiones económicas considerables. Afecta a los bovinos, suidos, ovinos y caprinos. En la población sensible y no vacunada, el índice de morbilidad puede alcanzar un 100%.

 

¿Cuáles son sus causas?

El virus responsable es un Aftovirus de la familia Picornaviridae. Hay siete serotipos d virus inmunológicamente distintos: A, O, C SAT1, SAT2, SAT3, SAT4 y Asia1. Cada uno con una diversidad de genotipos.

 

¿Cómo se transmite el virus?

El virus de la fiebre aftosa se encuentra en todas las secreciones de los animales infectados. El virus puede estar presente en la leche y el semen durante 4 días antes de que el animal muestre signos clínicos de la enfermedad.

-Introducción en un rebaño de nuevos animales portadores del virus.

-Uso de corrales, edificios o vehículos contaminados para la estabulación y transporte de animales sensibles.

-Uso de materiales contaminados y sensibles, tales como paja, piensos, agua, leche o productos biológicos.

-Porte de prendas o calzado contaminado, uso de equipos contaminados.

-Diseminación del virus por aerosol, las partículas en suspensión son transportadas desde la explotación infectada por las corrientes de aire.

-Liberación accidental del virus de un laboratorio.

 

¿Cuáles son los signos clínicos de la Fiebre Aftosa?

Esta enfermedad se caracteriza por la aparición de ampollas (o vesículas) en el hocico, lengua, labios, cavidad oral, entre los dedos, sobre las pezuñas, mamas úlceras en forma de ampolla en la lengua y labios, en boca, en las ubres y entre las pezuñas. Las ampollas abiertas en el espacio interdigital pueden ocasionar cojera extrema y dificultad de los animales para caminar. Otros síntomas que se observan son: fiebre, depresión, hipersalivación, pérdida de apetito y peso y disminución de la producción de leche.

No es transmisible, ni tiene efectos en los seres humanos.

 

¿Cuáles medidas de control?

Las medidas de control iniciales en la estrategia global contra la fiebre aftosa abarcan los sistemas de detección y alerta tempranas y medidas de prevención con directrices de la OIE para la vigilancia de la enfermedad.

La respuesta para erradicar la enfermedad incluye:

1-Vigilancia y trazabilidad del ganado potencialmente infectado o expuesto.

2-Cuarentena y control del movimiento del ganado equipos vehículos.

3-Sacrificio de animales infectados conforme a las normas internacionales de la OIE en materia de bienestar animal.

4-Desinfección completa de los locales y del material infectado (implementos vehículos vestimenta etc).

5-Aplicar y perfeccionar en el tiempo las estrategias especiales desarrolladas para la   vigilancia y prevención en las zonas de frontera, en el marco de los convenios binacionales  existentes entre Colombia y Ecuador, Venezuela, Brasil y Perú.

6-Mantener un alto y homogéneo nivel inmunitario de la población bovina en zonas sometidas a la vacunación.

 

Información:

Dra. Patricia López G.MVZ. Esp. MsC. Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Fundación Universitaria San Martín.